martes, 10 de febrero de 2009

¡ O tempora, o mores !

Ha llovido algo desde que el gran Marco Tulio Cicerón pronunció estas palabras. Con ellas pretendía comunicar, a sus oyentes y lectores, los importante de no perder tradiciones y buenas costumbres de nuestros antepasados.
.
Roma sentó las bases de la sociedad tal y como la conocemos. Sus pensadores, políticos, economistas, militares y estadistas marcaron el devenir de la historia.
.
Lástima que nuestros políticos sigan sin leer. La historia es terca y tiende a repetirse. Nuestros políticos siguen en su peleas y redecillas, pensando que ganan algo con ello. Sin duda, el rédito llegará en forma de votos, en estas o aquellas elecciones, pero mientras el país se descompone.
.
Cuando lo peor está por llegar, pues no nos engañemos, esto está comenzando, los líderes elegidos democráticamente por todos, no son capaces de coordinarse para hacer frente a la situación.
.
La incapacidad de los actuales, tanto gaviotos como rosáceos, está llevando a este país a una situación nunca vista y de la que tardaremos en salir.
.
Antes de morir, Cicerón se dedicó a escribir algunas cartas a los dirigentes de Roma y como en otras ocasiones visionó el principio del fin. Sólo que esta vez se trataba del fin del imperio.
.
"El presupuesto debe ser equilibrado, el Tesoro debe ser reaprovisionado, la deuda pública debe ser disminuida, la arrogancia de los funcionarios públicos debe ser moderada y controlada, y la asistencia a los países foráneos debe ser cercenada para que nuestro país no vaya a la bancarrota. La gente debe aprender nuevamente a trabajar, en lugar de vivir a costa de la asistencia del Estado"
.
"¡Oh tiempos, oh costumbres!".
.

No hay comentarios: